Primeras notas a esas 3 regulaciones:

 

Cuando decimos “adquiridos” siempre queremos decir entregados físicamente (“puestos a disposición”) al profesional en esos años.

 

En esas 3 regulaciones existen distintos requisitos para poder aplicar la libertad de amortización sobre un activo. Pero un requisito común a las 3 regulaciones es que el elemento de activo ha de adquirirse nuevo (no usado) por el profesional.

 

En definitiva, cuando en cada año (2010, 2011 …) amorticemos los activos de un profesional, tendremos que ver el año en que se adquirió cada activo (puesta a disposición de cada activo), y así aplicaremos en cada año a cada activo la regulación correcta de libertad de amortización (de las 3 regulaciones indicadas):

 

            Ejemplo.

 

Así, lo que determina la regulación aplicable en cada activo (regulaciones A, B o C siguientes), para determinar su libertad de amortización, es la fecha de la entrega física del activo (inversión) al profesional (lo que se denomina “fecha de puesta a disposición” del activo), no la fecha de adquisición del activo por el profesional.

 

 

   

 

 

 

 

 

El contenido de este sitio web tiene únicamente propósitos informativos, por lo que no constituye asesoramiento legal. Mostramos información, ideas generales y opiniones sobre determinados temas con objeto de dar una simple orientación a las personas que acceden a nuestra web.

 

La normativa está en constante cambio y la información aquí mostrada puede no ser completa o correcta, dependiendo de la fecha de acceso y de las circunstancias particulares de cada supuesto en concreto. Por ello, le aconsejamos que acuda a un profesional para aplicar a cada caso concreto esas ideas generales, opiniones o información mostradas en la web.